Experimentaclub/blog

En Experimentaclub te proponemos: Arte Oído

Músicas experimentales, arte sonoro y un poco de punk





Archive for the ‘México’ tag

México real

without comments

Hola. ¿Nos echabais de menos? Hemos estado conspirando en la sombra mientras vosotros os tostabais al sol. Y os traemos alguna noticia.

Los lectores de En un Experimentaclub recordarán -con regocijo- las famosas y polémicas Crónicas Mexicanas de Don Piñango en el país del tequila. Pues que se preparen por allí que Javier vuelve en pocos días (y por aquí esperamos que regrese para contarlo). Del 27 de septiembre al 2 de octubre se celebra en el DF el festival Radar Unam, subtitulado De exploración sonora, que es lo que nos gusta.

Javier Piñango participa con la conferencia Panorámica, producción y difusión del arte sonoro iberoamericano: estrategias para la segunda década del siglo XXI el jueves 29 de septiembre a partir de las 13:00, en la Sala Huehuecóyotl de la Escuela Nacional de México.

¿De qué hablará? En sus propias palabras, le citamos: “A partir de una breve revisión histórica y geográfica del arte sonoro iberoamericano, contextualizando el mismo y su evolución durante las últimas décadas, la charla se centrará especialmente en radiografiar el panorama artístico de esta disciplina en la actualidad, con atención a artistas, sellos discográficos, espacios, programaciones, festivales, etc, analizando también con actitud crítica y constructiva el estado de cuestiones como la producción y el reto de la difusión del arte sonoro en nuestros días. Todo ello en el ámbito iberoamericano y con especial atención también al español”.

Ya puestos a saltar el charco, también habrá música, además de palique. Piñango presentará en directo su reciente disco i.r.real . dos, el sábado 1 de octubre a partir de las 19:30 en el Auditorio del MUAC (Museo Universitario de Arte Contemporáneo).

¿Qué se escuchará en este live de i.r. real? De nuevo, nos remitimos a la fuente: “Secuencias y planos electrónicos, ritmo microscópico, ruido, choques y superposiciones sonoras aplicados a un pasaje siempre cambiante con la tensión como continuidad y elemento narrativo. Búsqueda de sonoridades diferentes a través de la edición y manipulación de muestras de audio de toda procedencia: digitales, grabaciones de campo, analógicas, samples, etc, modificando velocidad, afinación, ecualización, timbre, etc. No imagen, no distracción, no palabra, no música”.

Los discos de i.r.real (uno y dos) son obras libres que forman parte del catálogo de la netlabel exp_net y pueden descargarse gratuitamente desde aquí:

i.r.real . uno
i.r.real . dos

El cartel del Radar Unam inlcuye también a Morton Subotnick y Lillevan (Estados Unidos / Alemania), Fred Frith y Mike Patton (Inglaterra / Estados Unidos), Nobukazu Takemura y Koota Tanimura (Japón), Edu Comelles (España), Antonio Fernández Ros (México), Juan José Bárcenas y Carlos Iturralde (México) y Nueva Música Dúo (Miguel Ángel García, violín; José Luis Hurtado, piano) (México).

I r real dos #02 by experimentaclub

Written by Elenac

septiembre 23rd, 2011 at 1:31 pm

Crónicas mexicanas (fase 3 y última)

without comments

Lee primero el capítulo 1 y el capítulo 2.

Viernes 19 de Marzo. Resaca. Hoy de nuevo el día está completito. Por la tarde volvemos a Arteria para allí presentar Experimentaclub LIMb0. Explicamos el por qué de este proyecto y repasamos buena parte de lo hecho y avanzamos lo que está por venir: la publicación a finales de Abril de un libro acompañado de una compilación en CD, próximas colaboraciones con festivales como Tsonami (Valparaíso, Chile) o el ciclo Instantes Sonoros (Buenos Aires), etc, etc. Entre los presentes de nuevo Christian Galarreta (haciendo preguntas incisivas) y otros artistas mexicanos altamente recomendables como Israel Martínez.

Brindando en el patio

La noche está cubierta por uno de los platos fuertes de Radar. Conciertos de Jorge Haro, Angélica Castelló-Burkhard Stangl, Tony Conrad y Cellule D’Intervention Metamkine en el Patio de la Antigua Escuela de Medicina (un lugar increíble). Jorge repite concierto audiovisual. El sonido es sorprendentemente bueno en un espacio que a priori parecía complicado acústicamente hablando. Todo encaja esa noche. Público (500 personas), proyecciones (pantallón de vídeo), sonido… Gran concierto. De Angélica Castelló-Burkhard Stangl no tengo mucho que decir. La verdad, ví tres minutos, me aburrí y emprendí el camino de baldosas amarillas hacia el backstage… Ahhhh, permítanme aquí una oda a algunos backstages: el de Experimentaclub es ya mítico pero créanme, el de Radar en esta Antigua Escuela de Medicina es de los que no se olvidan. Ubicado en las dependencias de la escuela, junto a una botica absolutamente alucinante, y bien servido de brebajes y delicatessen de es@s que a servidor le “ponen”: tequila, tequila y más tequila, ensaladas, quesos, vino… El decepcionante concierto de Tony Conrad (más allá de lo legendario del personaje, créanme, un coñazo, es mi opinión) sirve para disfrutar de este backstage entre tequilas y tequilas, rayas y rayas y vuelta a empezar. La noche acaba con los franceses de Cellule D’Intervention Metamkine: expresionismo sonoro lleno de hallazgos visuales, un concierto inquietante de verdad. Y es que el trabajo de Jérôme Noetinger, Xavier Querér y Christophe Auger disuelve los límites del cine, el sonido y la escenografía para construir un TODO realmente impactante.

KK Null

Del postconcierto sólo comentaré algunos detalles, siempre acompañados por la ecuación milagrosa tequila_rayas. Por ejemplo un viaje veloz en el coche de Rogelio hasta el Covadonga, mítico salón de banquetes en el que furtivamente (con el local ya cerrado) nos metimos entre pecho y espalda una ración de ¿pulpo a la gallega? y un montón de copas pedidas y servidas a razón de tres por cabeza por aquello de que estaban echando el cierre. En fin… mucha alegría. Y si no que se lo digan a Xavier y Christophe (Metamkine), a los que a medida que avanzaba la noche se les ponían los ojos más rojos (ja, ja). Pero el gran momento surrealista aún estaba por llegar. Imaginen al tándem Haro+Piñango junto a uno de los franceses (sinceramente no recuerdo cuál) y Rogelio Sosa, subiendo al coche de este último, arrancando, recorriendo cinco o seis metros y parándose el motor antes el asombro de todos menos Rogelio, el cuál se descojona literalmente de risa al comprobar que no tiene ni una gota de gasolina. Bien, ahí nos tienen, cuatro borrachos puestos hasta las trancas de todo, en el fin del mundo de este DF galáctico, a las tantas de la madrugada, parando un taxi, subiendo al taxi y… cielos, emprendiendo un no menos delirante viaje en taxi hacia no sé dónde con un taxista freak total con Alaska y Dinarama sonando a toda leche en el coche: “Cóooooooomo pudiste hacerme esto a mí!!!!” Sí señores, ahí estamos, cuatro borrachos y un taxista (imagino que también borracho) berreando como locos aquello de “Nooo me arrepiento, volvería a hacerlo, son los celosssss!!!!”. Lo dije antes: tanto arte sonoro para esto…
El sábado 20 de Marzo es día para sobrellevar la resaca, caminar como un zombie, lamentar que las gafas de sol no sean aún más oscuras… y ver a los Boredoms. Radar tiene esa noche uno de sus platos fuertes. En el Lunario, macrosala junto al Auditorio Nacional, Paseo de la Reforma, tocan Fat Mariachi (a los que no vimos), KK Null y Boredoms. Me apetecía mucho ver a KK Null (nunca lo había visto en directo) pero tengo que confesar que me decepcionó. Tengo la sensación de que los bucles sonoros del noise empiezan a estar un tanto enmohecidos. Tal vez sea exagerado pero últimamente veo y escucho mucha parálisis creativa en esto y aunque Kazuyuki Kishino (KK Null) tiene una carrera más que brillante, su concierto no me terminó de convencer. En cuanto a los Boredoms…, señores esto es el circo de la música experimental. ¡Qué show! Cuatro baterías en el escenario y Yamataka Eye (Yamatsuka Eye) como gran maestro de ceremonias o director de este circo de infinitas pistas (sin red). ¿He dicho cuatro baterías en el escenario? Falso, al final sí pero el comienzo no pudo ser más boredomsiano: un estruendo de percusión y cuál procesión, uno de los baterías y su caja de los truenos siendo llevado en volandas como un paso de semana santa por unos cuantos voluntarios, con el tipo enfrascado en redobles y zambombazos baquetas en mano, procesionando desde el fondo de la sala hasta el escenario entre un público vociferante y enfebrecido (por cierto, un sobresaliente para el público de Radar, unas 700 personas viendo a los Boredoms y compañía). Del concierto poco puedo decir, sólo que fue 100% Boredoms en estado puro: caos, noise, trash metal experimental, psicodelia, tremendismo épico y toneladas de sentido del humor descacharrante. O sea, ideal para cerrar este periplo mexicano.

Boredoms en directo

Domingo 21 de Marzo. Aeropuerto de Ciudad de México. Ojeras. Compra compulsiva de botellas de tequila en el duty-free. Cigarrillos apurados hasta que no queda nicotina que rascar. Por delante 11 horas de vuelo y Madrid. Mientras paso los controles y embarco en la lata de sardinas que Iberia llama avión, pienso que me quedaría encantado un par de semanitas más por aquí…

Crónicas mexicanas (fase 2)

with one comment

Fase 1

El Meliá Reforma

Martes 16 de Marzo. Habitación 1622, hotel Meliá Reforma en México DF. Esta tarde he tenido oportunidad de hacer un chequeo rápido del trabajo de cinco artistas experimentales mexicanos. Uno a uno habían sido citados, ellos y sus laptops, en la planta 1 del hotel para en 15 minutos mostrarme una selección de audio/vídeo, charlar un poco y pasarme discos y dvds. La verdad es que me siento como en una cita a ciegas en la que Verónica (hiperactiva e hipereficaz coordinadora de producción del festival Radar) me va conduciendo de reservado a reservado para encontrarme con el/la citado/a de turno. El encuentro sirve para dos cosas: primero para conocer buena gente y segundo para comprobar que México goza de bastante buena salud en materia artística electrónica. Tengo bastente para escuchar y ver en próximas semanas, pero este chequeo rápido reporta proyectos muy interesantes. En definitiva, es una radiografía anfetamínica de lo que se está haciendo en este país y, como digo, los resultados apuntan alto en cantidad y calidad.

A la mañana siguiente, milagrosamente libre entre tanto de todo, decidimos hacer una incursión subterránea. Haro quiere grabar imágenes en el interior del metro para utilizarlas en los visuales del concierto de Klang! Así que caminamos de nuevo Avenida Juárez arriba, dejamos a un lado la mítica silueta de la Torre Latinoamericana para llegar hasta el Zócalo y allí atacar la línea 2 de metro hasta Pino Suárez y luego la 1 hasta Balderas. Esto del metro es… tan grande, tan enorme, como todo lo demás. Cada tren tiene nueve vagones, NUEVE! Y las estaciones son hormigueros de dimensiones estratosféricas. Al salir en Balderas me quedo literalmente alucinado al ver un escaner y un arco de detección de metales en la entrada del subterráneo (esto también es México amigos). Por cierto, breve inciso en torno a estas cuestiones de… ¿seguridad? Aunque como ya he venido diciendo la cosa no es tan fiera como la pintan, no deja de llamarme la atención lo frecuente de los cacheos en busca de armas en la entrada de los clubs y bares de copas.

Balderas da paso a La Ciudadela, megamercadillo gigante -of course- en el que gastamos compulsivamente pesos y más pesos en forma de fetiches varios: cajitas, mariachis calaveras, pins/máscaras de luchadores, figuritas esqueleto de todo tipo, plata, guiños varios a la muerte y un alucinante álbum de fotos caseras de luchadores y escenas de lucha libre mexicana: palabras mayores, deporte/espectáculo nacional que ha convertido en mitos a nombres que van desde Murciélago Enmascarado a El Santo pasando por Blue Demon, Tienieblas o Super Astro…

Esa misma noche nos volvemos a poner el traje cultural y Haro y servidor de ustedes asistimos a la inauguración oficial de la muestra (IN) Posición Dinámica de Ars Electrónica en el Laboratorio Arte Alameda, dentro de la programación del Festival de México. La muestra, comisariada por Gerfried Stocker, Karla Jasso y Manuela Pfaffenberger, presenta obras del canadiense Philip Beesley, los brasileños Rejane Cantoni y Leo Crescenti o el austriaco Kurt Hentschläger, entre otros. Precisamente es Zee, un espacio inmersivo diseñado por Hentschläger, la pieza que a priori despierta mayor interés… y la única que no podemos ver: amigos, esto está reventado de gente. Antes, imposible aún entrar en el Laboratorio Arte Alameda, hemos sucumbido a dos whiskys vertiginosos en un bar cercano en el que nos hemos encontrado con Juanjosé Rivas, uno de los artistas a los que conocí en la tarde anterior, Manrico Montero, artista sonoro mexicano (su trabajo es muy interesante), y un grupo de amigos con los que desde ahora iremos coincidiendo sistemáticamente noche tras noche en el transcurso de Radar.

Jueves 18 de Marzo, otro día de agenda completa. Por la mañana tenemos cita con Claudia Reyes, subdirectora del Centro Cultural de España en México (CCEMX). Allá nos encaminamos, otra vez al centro histórico, a las espaldas del Zócalo y la catedral. El Centro está en la calle Guatemala, un edificio completo con una terraza fantástica coronándolo. La reunión sirve para fijar líneas de colaboración futuras y establecer un posible circuito de entidades y programadores en México con los que trabajar de forma estable dentro de próximos ciclos de Experimentaclub LIMb0.

Los tejados del DF

Esa misma noche Haro y yo presentamos Klang! en vivo en el Cóctel de Radar en Arteria. Curioso, es sólo nuestro cuarto concierto con este proyecto y no ha podido haber más distancia geográfica entre cada uno: Barcelona (el primero), dos en Buenos Aires y este cuarto en el DF. Está claro, somos cosmopolitas. El caso es que entre nubarrones de tormenta, rayos, alguna que otra centella y un par de gotas de lluvia, llegamos a Arteria. Bien, me detendré sólo un momento para explicar dos cosas: primera, sí, Arteria es de la Sgae. Segunda, el evento está organizado y producido por Radar, de hecho es la fiesta de Radar, de modo que Arteria (o sea, la Sgae), no tiene nada que ver más allá de ceder el espacio y sus medios al festival. Esto lo explico antes de ser acribillado por el amable lector con una completa lista de iracundos insultos a causa de este encuentro inesperado entre éste que escribe y la popular sociedad de gestión. ¡Soy inocente! El caso es que, antes de pasar a temas más mundanos, cotillearé un poco para contar algún detalle de esta “casita” que Teddy y sus amigos se han construido aquí en México. Por cierto, y ya sé que desvarío pero son efectos secundarios de Don Julio, Teddy ha sido siempre nombre de oso de peluche o payaso, ¿verdad? En fin, al grano, la “casita” en cuestión es un edificio de tres plantas en pleno centro histórico (el apropiado nombre de la calle es Isabel la Católica, nada menos, ¿casualidad?), cuya rehabilitación ha debido costar un riñón y parte del otro. Así, de pasada, pudimos ver salas llenas de ordenadores y controladores midi, una tienda rebosante de productos made in Fundación Autor, un auditorio completamente equipado y una azotea de luxe en la que, precisamente, se realizó el Cóctel de Radar y por tanto también nuestro concierto. Un lujo, la verdad, eso de tocar en vivo en una azotea en pleno centro de la ciudad, atendidos por amables camareros dispuestos con generosidad y entusiasmo a llenar una y otra vez nuestros vasos con un amplio surtido de brebajes etílicos. Y encima pudiendo fumar!!!

El concierto fue contundente, divertido, y sí, sobre todo potente. Beats (cada vez más) y texturas envolviendo los visuales de Jorge, todo con gran efectividad. Si a esto añadimos el espacio lleno de público festivo y dispuesto a aullar y a brincar, el resultado acaba siendo de lo más estimulante. Entre el público artistas como el peruano Christian Galarreta, los franceses de Cellule D’Intervention Metamkine (presentes en el programa de Radar) y, por supuesto, Rogelio Sosa: artista intenso, personaje intenso, bebedor intenso, fumador intenso y además, director (intenso) del festival Radar. Pero de Rogelio hablaré extensamente más adelante porque ha sido co-protagonista de buena parte de este festín mexicano. Lo cierto es que a juzgar por los comentarios post-concierto debió gustar esta presentación de Klang! en el DF.

La noche acabaría horas después con Rogelio, Verónica, Haro y yo en un centro cultural oalgoasí en el que había fiesta, alcohol a litros y un DJ surrealista que nos puso a bailar con una impagable “Agüita amarilla” (Toreros Muertos) que si tiene algo es que es perfecta para ser berreada y ¿bailada? por un puñado de borrachos vociferantes y tambaleantes. Y sí, lo confieso, entre los borrachos vociferantes (y tambaleantes) nos encontrábamos los señores Haro y Piñango (toda nuestra imagen cool por los suelos, lástima). Tanto arte sonoro para esto!

Con Rogelio Sosa

(Continuará en la fase 3…)

Y mira el álbum de fotos completo de las crónicas mexicanas.

Written by Javier

abril 29th, 2010 at 12:54 am

Crónicas mexicanas a 16 pisos de altura (fase 1)

with 2 comments

Escribo desde la habitación 1622 del hotel Meliá Reforma. Sí, a 16 pisos de altura y con un enorme ventanal tras de mí desde el que se ve una buena parte de la ciudad de México. Aunque claro, cuando digo “una buena parte” lo digo en términos europeos…, o mejor dicho, en términos españoles. Lo que se ve desde aquí sería más o menos la ciudad de Madrid en casi su totalidad. Y eso es sólo una quinta parte de este monstruo inquietantemente seductor y cabrón que es Ciudad de México. Imposible de describir. Lo hablaba en algún momento de la última semana con Jorge Haro, compañero de aventuras sonoras en este viaje volcánico: esto es lo más parecido a un tripi en loop permanente que uno pueda imaginar. Una ensaladilla en technicolor estridente llena de sonidos, olores, visiones irreales, colores y… sí, helicópteros: lo juro, en media hora acabo de ver como dos helicópteros pasaban a escasos metros de la ventana de mi habitación para ir a posarse en alguna de las azoteas que hay ahí un poco más abajo. Increíble. Y estoy sobrio amigos, aún no he probado el alcohol (hoy).

Ahora mismo son las 17:06 hora mexicana, 7 horas más en España. Jueves, 18 de Marzo. Jorge Haro y yo aterrizamos en este país diabólicamente sugestivo hace poco más de una semana. Doce horas de vuelo desde Madrid (y 3 chicles de nicotina). Precisamente aterrizando es cuando uno ya tiene la sensación de estar penetrando en otra realidad. 30 minutos, ni más ni menos, sobrevolando México DF antes de descender a pista dan una idea aproximada de las dimensiones gigantescas de esta ciudad, engullidora de gente, coches, máquinas y del propio aeropuerto, secuestrado por sus cuatro lados por casas y casitas que uno ve desfilar a toda velocidad junto a la pista de aterrizaje.

Día y medio en Ciudad de México: miércoles 10 y la mañana del jueves 11 de Marzo. 2.300 metros de altura. Parece que no se nota. Pero sí se nota. Tiempo para comer en la Casa de los Azulejos, caminar Avenida Juárez arriba y abajo y alucinar literalmente con esa cosa enorme y atiborrada de gente y adrenalina que es el Zócalo. Y tiempo para tomar un par de taxis surrealistas: el primero con intento de timo incluido (¿cambio de 100 con un billete de 5 pesos cuando no existen los billetes de 5 pesos y además el cambio era de 100? ¿ehhhhh?) y el segundo simplemente grandioso con un chófer parlanchín que en menos de 15 minutos nos contó 500 millones de historias superpuestas entre sí.

morelia

Morelia

Jueves 11 de Marzo. 300 kilómetros al noroeste está la ciudad de Morelia. 4 horas de bus de luxe con wi-fi y asientos dignos de business class incluidos. Cambio de chip automático. Morelia es un bombón con sabor a guacamole. Minúscula: sólo seiscientos y pico mil habitantes… Hey, no olviden que el DF suma más de 18 millones de habitantes!!! En Morelia, Estado de Michoacán, pasamos tres días balsámicos. Es una ciudad sorprendente en la que la piedra es protagonista de suelos, paredes y edificios: iglesias, conventos, monasterios… Buena parte de ellos reconvertidos (sí!!!) en centros de arte, conservatorios, museos… Sabia decisión esa. Por momentos, si no fuera por el olor a maíz que lo llena todo y por los tequilas Don Julio reposado (amigos, ¡qué elixir de dioses!) hasta podría uno pensar que está callejeando por una ciudad castellana de esas que tienen también mucha piedra: Salamanca, por ejemplo. Pero no, esto es México en estado puro. México del siglo XXI con aroma a narcos. Michoacán ha estado últimamente presente en los diarios por las guerras de narcos y las batallas políticas que suelen acompañar, también, a la galaxia narco. Así que uno imagina al llegar que va a encontrarse poco menos que con un batallón de francotiradores pasándose por las metralletas a todo bicho viviente. Y no, lo que uno tiene delante son plazas arboladas y acogedoras, agradables terrazas, soportales llenos de restaurantes y música en cada esquina. ¿No hay balas silbando? Pues no. Al parecer los enfrentamientos entre narcos son cosa de la provincia. De modo que nada mejor que disfrutar estas noches de primavera perpetua bebiendo tequilas (sí, ya lo sé, es redundante pero coño, es lo que hay) a la luz de la luna (es lo que tienen las rancheras mexicanas). Y acabar más o menos borracho sin terminar de estar borracho: ese don único que posee el tequila.

jp y rodrigo sigal

Con Rodrigo Sigal

El viernes 12 de Marzo es día de conciertos. Inciso: además es mi cumpleaños y no, no diré cuántos caen, jódanse. Al grano, en Morelia está el CMMAS (Centro Mexicano para la Música y las Artes Sonoras). Juro que me encantaría tener en Madrid o en dónde sea de esa cosa llamada España un Centro así. Chapeau. Tras el CMMAS está Rodrigo Sigal, artista sonoro mexicano que dirige con acierto, compromiso y buen hacer a un equipo de gente competente y receptiva: gente de esa con la que da gusto de verdad trabajar. El Centro programa conciertos, residencias y talleres además de llevar a cabo publicaciones de primerísimo nivel. Conciertos de entrada libre en un auditorio muy bien equipado y ante un público numeroso, atento, respetuoso con el artista, curioso (esa cualidad que cada vez valoro más). Allí el viernes pasado (12 de Marzo) ofrecimos sendos conciertos Jorge Haro y yo. En mi caso presentaba mi nuevo proyecto en solitario: i.r.real. En el caso de Jorge un concierto audiovisual lleno de matices e intervalos en los que cruzaba diferentes episodios de su produción audiovisual. En mi caso acabé especialmente contento ante las posibilidades de un proyecto que está en fase de rodaje y que cubre una parcela más de eso que quiero hacer que aún no estaba abarcado por mis otras aventuras sonoras: Druhb, Ankitoner Metamars y Klang!. En el caso de Jorge me pareció sinceramente una de sus mejores apuestas en vivo de cuantas le he visto hacer hasta ahora. Grandes momentos.

sede del cmmas - morelia

El CMMAS de Morelia

la corrala del hotel

Mi hotel con corrala deluxe

14 de Marzo y vuelta al DF y a este hotel enoooooorme. Aunque antes, el día anterior, tuvimos el gusto de visitar a Silvana y Francisco Colasanto, compositor y artista sonoro argentino  vinculado al CMMAS, en su casa de las afueras de Morelia. Gran comida y enamoramiento canino entre Lola (la perra de Francisco y Silvana) y el señor Haro.  Sin comentarios. Pero estábamos de vuelta en Ciudad de México y en este hotel, cuatro estrellas de luxe… aunque muy raro. Sí, es…, no sé muy bien cómo explicarlo, un tanto extraño: más de veinte pisos se asoman al grandísimo hall interior como si esto fuera una mega-corrala del barrio de Lavapiés. Pero eso sí, a tope de ornamentación dorada. Por ahí cuelgan también cuatro ascensores totalmente acristalados ideales para asomarse y sentir una punzada de vértigo. No lo puedo evitar, me recuerdan a aquellas imágenes de El coloso en llamas con los ascensores colgantes ardiendo y cayendo llenos de gente que grita y se cae y aullan como posesos y bla, bla, bla. Así que imagino por un instante lo que un bonito terremoto, sismo en mexicano, podría hacer en este hotel que por las noches ofrece en uno de sus salones actuaciones en directo y copas a granel. Por ejemplo un trío de simpáticas y neumáticas señoritas, dos cubanas y una de Veracruz, pueden obsequiarte con un selecto repertorio de canciones norteñas, salsa y lo que sea a base de contoneos de caderas. Pero lo mejor, el artista estelar, es un tipo gris y con cara de aburrido que se sitúa tras ellas en el escenario, sentado ante un reproductor de CDs, que disco en mano va cambiando las bases musicales para cada canción. En el escenario!!! El tipo no para de mascar chicle y poner cara de asco mientras mira el disco que tiene que poner, se equivoca, lo cambia y vuelta a empezar. Tremendo.

Con Manuel Rocha Iturbide

En el foro de programadores

Lunes 15 de Marzo y cena+tequilas con el señor Manuel Rocha Iturbide. Genio y figura. Rocha es conocido en estas páginas porque estuvo presente en el pasado Experimentaclub. Artista sonoro mexicano muy grande que tiene el plus de ser un auténtico personaje. Tres horas con él dan para veinte mil historias a cuál más delirante. Es fantástico. Ideal una velada con Rocha para preparar etílicamente una mañana de trabajo el día 16. Se trata del Foro Internacional de Programadores de Artes Escénicas y Música que el Festival de México ha organizado como actividad paralela a todo el festival (que incluye también al festival de música experimental Radar). En este Foro participo como director de Experimentaclub en una mesa centrada en modelos de financiación, patrocinios, etc. Bueno, un tema un tanto duro y farragoso para desarrollar en una mañana en la que a las 9, con las ojeras a cuestas, nos recogen en el hotel para llevarnos a un centro cultural de la Universidad. El café hace milagros y sorprendentemente consigo explicar qué es y cómo funciona a este respecto Experimentaclub y proyectos compartidos como Experimentaclub LIMb0. Moderando la mesa está José Wolffer, director del Festival de México, y compartiendo micrófonos y comentarios los responsables de festivales como Santiago a Mil (Chile), el Festival Internacional de Teatro de Buenos Aires, Festival de Holanda, Via Scena Contemporanea (Italia) o el Festival Cervantino de México. También se encuentran los responsables del Festival Internacional de Música y Danza de Granada, el Festival Teatro Container de Valparaíso (Chile) y Eric Namour del No Signal Festival (Londres), sin duda el que más tiene que ver con Experimentaclub (aparte por supuesto de Radar) por su dedicación al sonido y la música experimental. Pero también por la actitud de su trabajo. También, a otro nivel, me parece muy interesante la iniciativa de Valparaíso (Festival Container).

Bien, hasta aquí este primer informe apresurado y de redacción automática. Don Julio, ese elixir de dioses, insisto, está presente de principio a fin, ténganlo en cuenta. Pronto más: Klang! en vivo en el Cóctel de Radar, presentación de Experimentaclub LIMb0, concierto de Jorge Haro…

Y mira el álbum de fotos completo de las crónicas mexicanas.

México experimental y querido

without comments

Experimentaclub continúa con sus actividades hermanadas con LIMb0, y por ello prepara una serie de actividades en México, de las que os pasamos a dar cuenta:

Viernes 12 marzo 2010, 20 h – MORELIA, MICHOACÁN – MÉXICO
Jorge Haro (Argentina) a>v [concierto audiovisual]

Un trabajo de interacción y reacción basado en piezas de distintos trabajos discográficos –u_2003, u_xy, en tiempo [i]real (inédito), etc.– y su fusión con imágenes que producen un nuevo nivel de lectura, basado en la complementación y/o la yuxtaposición de ambas dimensiones.

+

Javier Piñango (España) presentará  en concierto su nuevo trabajo en solitario i.r.real

Una serie de piezas sonoras específicamente hechas para directo bajo el título genérico de i.r.real.

“Secuencias de electrónica digital, ritmo microscópico y ruido aplicados a un pasaje narrativo alrededor de la tensión como elemento narrativo. No imagen, no distracción, no palabra, no música”.

Centro Mexicano para la Música y las Artes Sonoras CMMAS

C/ Morelos Norte nº 485, Colonia Centro, Morelia

Viernes 19 de marzo 2010, 17 h – MÉXICO DF

Festival Radar: Presentación de EXPerimentaclub+LIMb0 a cargo de Jorge Haro (Argentina) y Javier Piñango (España).

ARTeria. c/ Isabel la Católica, 12. (Esto evento iba a realizarse anteriormente en la Fonoteca Nacional pero ha cambiado de ubicación).

Viernes 19 de marzo 2010, 20:30 h – MÉXICO DF

Festival Radar: Concierto audiovisual de Jorge Haro (Argentina). a>v [concierto audiovisual]
Un trabajo de interacción y reacción basado en piezas de distintos trabajos discográficos –u_2003, u_xy, en tiempo [i]real (inédito), etc.– y su fusión con imágenes que producen un nuevo nivel de lectura, basado en la complementación y/o la yuxtaposición de ambas dimensiones.

Otros artistas invitados: Tony Conrad (Usa), Cellule d’Intervention Metamkine (Francia), Angélica Castelló (México)+Burkhard Stangl (Austria)

Patio de pasantes del Palacio de Medicina de Santo Domingo

Sábado 18 de marzo, 21:30 h – MÉXICO DF

Concierto de Klang! (Javier Piñango + Jorge Haro). Cocktail del Festival Radar en la Terraza de Arteria.

Abriendo: Tom Corona (México).

Además, Javier Piñango ha sido invitado a participar como ponente del 1º Foro internacional de Programadores de Artes Escénicas y Música 2010 que se celebrará paralelamente al Festival de México (DF) entre los días 15 y 21 de marzo 2010. Más adelante os confirmaremos lugar, día y hora.

Written by Elenac

febrero 17th, 2010 at 2:21 pm

Posted in Exp+Limb0

Tagged with ,